« Pour nos combats de demain, pour un monde plus libre, plus juste, plus égalitaire, plus fraternel et solidaire, nous devons maintenir vivante la mémoire de nos luttes »

Gunter Holzmann

La paix et la guerre dans les médias en Colombie

Conférence de Maurice Lemoine et Yezid Arteta, le 7 décembre à Paris
Feedback
Accueil du site  ›  La sélection du Monde diplomatique en español  ›  Juin 2016  ›  Ana Belén Montes, quince años presa en EEUU

LA ÚLTIMA PRISIONERA DE LA GUERRA FRÍA

Ana Belén Montes, quince años presa en EEUU

Par Pascual Serrano  |  5 juin 2016     →    Version imprimable de cet article Imprimer

Durante su gira por España el pasado mes de abril, el cantautor cubano Silvio Rodríguez sorprendía a su auditorio pidiendo la libertad para una mujer llamada Ana Belén Montes, a quien dedicaba una canción. ¿Quién está detrás de ese nombre que, por vez primera, oían los españoles ?

El caso de Ana Belén Montes resulta desconocido para la mayoría de la gente. Se trata de la prisionera número 25037-016 de la cárcel del Federal Medical Center, en Fort Worth (Texas). Lleva entre rejas desde 2001 y no se prevé que salga hasta julio de 2026, su sentencia es de 25 años de prisión sin posibilidad de reducción. Montes no ha matado a nadie, ni tampoco ha herido, ni ha robado nada de valor económico para enriquecerse. Belén Montes pensaba –y sigue pensando– que la política del Gobierno de Estados Unidos “hacia Cuba es cruel e injusta, profundamente inamistosa, me consideré moralmente obligada de ayudar a la isla a defenderse de nuestros esfuerzos de imponer en ella nuestros valores y nuestro sistema político”. Por ello, según sus propias palabras al juez, “me involucré en la actividad que me ha traí­do ante usted”. Así lo declaró en su alegato en el juicio contra ella el 16 de octubre de 2002.

Belén era una condecorada analista de la Agencia de Inteligencia de la Defensa (DIA) de la Administración de Estados Unidos que, tras ser arrestada, reconoció que espiaba para el Gobierno de Cuba desde 1984, hacía 17 años... Unos meses después de empezar a colaborar con La Habana logró incorporarse a trabajar en el principal organismo estadounidense de espías. Primero fue la analista principal de la DIA sobre El Salvador y Nicaragua y, más tarde, fue designada jefa analista política y militar para Cuba. Belén Montes recibió diez reconocimientos especiales a su labor, incluido un certificado especial entregado por el propio director de la CIA en 1997. Pero no solo los ojos de Ana Belén estaban en Cuba, como quería el Gobierno de Estados Unidos, también estaba su corazón, y por ello consideró que debía defender esa revolución de los hostigamientos y agresiones del imperio más poderoso del mundo. Belén Montes memorizaba gran parte de la información que manejaba para enviarla de forma cifrada por un aparato de onda corta a los servicios de inteligencia cubanos. Aprendió a fingir ante el detector de mentiras e incluso logró disimular en un entorno familiar nada fácil : su hermano era agente especial del FBI, su novio era agente de los servicios de inteligencia del Pentágono especializado en Cuba y su hermana era analista de lengua española del FBI en Miami y, curiosamente, fue condecorada por su aportación al descubrimiento de espías cubanos.

Las autoridades acusaron a Belén de “comunicar, entregar y trasmitir al Gobierno de Cuba y sus representantes, funcionarios y agentes, información relacionada con la defensa nacional de Estados Unidos, con la intención y creencia de que sería usada para perjudicar a Estados Unidos en beneficio de Cuba’’. La investigación judicial determinó que pasó una “considerable cantidad” de información clasificada al Gobierno de Cuba, incluyendo las identidades reales de cuatro espías encubiertos e infiltrados en la isla y la ubicación de campos secretos de las Fuerzas especiales del Ejército de Estados Unidos en su guerra sucia en Centroamérica. Belén Montes no recibió ningún dinero de Cuba por su trabajo. “Obedecí a mi conciencia más que obedecer a la ley”, afirmó en el juicio. Es curioso, Ana Belén fue detenida pocos días después del 11-S. La inteligencia estadounidense se estaba dedicando más a la búsqueda de espías cubanos que a terroristas de Al Qaeda...

En una entrevista en agosto de 2015, Ana Belén afirmaba : “Les digo a los cubanos algo que siempre he pensado y dicho a aquellos con los que compartí mi solidaridad con Cuba. A mí lo que me importa es que la Revolución Cubana exista. Las cuestiones internas de los cubanos es asunto de los cubanos. Incluso no me importa quien esté en el futuro ; no es cuestión de nombres. Lo necesario es que haya Revolución Cubana siempre, a partir de la capacidad que se tenga para resolver los problemas. Tienen que cuidar la Revolución. Yo traté de hacerlo” (1).

Como se sabe, durante décadas, unas veces directamente desde el Gobierno estadounidense y otras con su beneplácito, Cuba ha sufrido todo tipo de agresiones, sabotajes, guerras bacteriológicas, intentos de magnicidio y atentados terroristas con el objetivo de derrocar a un Gobierno que no se alinea­ba con la política de Washington. Personas de todo el mundo han considerado que Cuba tenía derecho a defenderse, siempre de forma pacífica, y para ello la información era fundamental. Ana Belén fue una de ellas. Ahora se encuentra aislada de toda población penal y civil, en la prisión de la Base Naval de Fort Worth donde están encarceladas más de un millar de mujeres con desequilibrios mentales o de extrema peligrosidad. No puede tener ningún tipo de comunicación con el exterior ni recibir ninguna correspondencia, llamada telefónica, ni literatura. Únicamente la puede visitar su padre y un responsable de la prisión una hora al mes. A pesar de ello, sigue mostrando su entereza : “Estoy totalmente aislada. Vivo en condiciones de extrema presión psicológica. No tengo el más mínimo contacto con el mundo, salvo el que idealmente me imagino. Resistiré hasta el final aunque sea difícil” (2).

Ana nació en una base del Ejército de Estados Unidos en Alemania Occidental en 1957. Es la hija mayor de una pareja puertorriqueña : Alberto, médico militar, y Emilia. La familia volvió a Estados Unidos y se estableció en Towson, a las afueras de Baltimore. Curiosamente, su sensibilidad política contra las atrocidades de su Gobierno en diferentes países comenzó en España, durante un programa de intercambio. Eran los años de la efervescencia política de la Transición y conoció a un estudiante argentino que le explicó muchas cosas que sucedían en el mundo y que eran ignoradas por la juventud estadounidense.

Al acabar la universidad, Ana se mudó durante un breve periodo a Puerto Rico ; poco después volvió a Estados Unidos, donde encontró un puesto de mecanógrafa en el Departamento de Justicia, en Washington, DC. Mientras preparaba un máster en la Escuela de Estudios Internacionales Avanzados de la Universidad Johns Hopkins, fue conociendo las políticas del Gobierno de Reagan en América Latina y tomando una clara posición en defensa de la Revolución Cubana y en contra de la política intervencionista de su Gobierno en el continente.

Su origen puertorriqueño y la humillación de la Administración estadounidense de sentirse burlada por una mujer que logró alcanzar la mayor confianza de la inteligencia del Gobierno ha hecho que sea castigada más severamente, como una advertencia a cualquier estadounidense que se sitúe en contra de su Gobierno, por muy honorables y éticas que puedan ser sus razones.

El caso ha sido ignorado públicamente por todos los actores mientras Ana Belén pasaba sus años en prisión. Ni el Gobierno cubano –centrado en los cinco agentes de la Operación Avispa ahora ya liberados (3)– ni mucho menos el estadounidense o los medios de comunicación han prestado atención a la espía Ana Belén Montes. Sin embargo, un movimiento de solidaridad ha comenzado a gestarse desde diferentes puntos. Comenzó con la creación del “Comité por un Trato más Humano para Ana Belén Montes” primero y, posteriormente, el “Comité pro liberación de Ana Belén Montes”, dirigido por el académico y ex diplomático Néstor García Iturbe, un especialista que ha impartido clases en el Instituto Superior de Relaciones Internacionales Raúl Roa García, en La Habana (4).

“Pura venganza”

 

“Si está llegando el tiempo de pasar página entre Cuba y Estados Unidos, hay que pasarla del todo, y eso incluye a Ana Belén Montes”, dijo Douglas Calvo, profesor del Seminario Evangélico de Teología de Matanzas (5). Los activistas han enviado varias cartas al presidente Obama pidiendo su indulto o mejoras de las condiciones carcelarias. “¿Por qué no indultar a una mujer que luchó, básicamente, ayudando con sus informes a evitar una indeseable confrontación bélica donde hubieran caído muchísimos cubanos y también habrían muerto muchos jóvenes estadounidenses ?”, opina Calvo. En una entrevista para el diario Público, Douglas Calvo denunciaba que, en la prisión donde se encuentra Belén Montes, “incluso supuestamente se han suicidado enfermos que estaban en estado de coma. Las condiciones de reclusión son tan duras que Lucy, su hermana, miembro del FBI, aseguró que Ana Belén vive en un infierno”. Calvo asegura que el papa Francisco podría intervenir ante el presidente Obama. “Ahora que ya se demostró que sus informes para la DIA eran ciertos, que no estábamos fabricando armas de destrucción masiva en biotecnología, ya no hay razón para que Ana Belén Montes siga en prisión”. Mantenerla así “es perpetuar la Guerra Fría en un individuo, es pura venganza”, añade (6).

Además se han constituido otros comités en México, Estados Unidos, Canadá y Francia, a los que se suman muchos de los que participaron en la campaña que culminó con la liberación de los Cinco. En uno de los diferentes manifiestos y escritos dirigidos al Gobierno de Estados Unidos y a Barack Obama, el abogado José Pertierra afirma : “Es muy triste que Ana siga presa (…). Lo ideal sería que la liberaran y la envíen a Cuba, porque lo que hizo no fue por dinero, sino porque ella consideraba como injusto el bloqueo por parte del país más poderoso del planeta. Creo que EEUU debe perdonar y soltarla”.

El cantautor Silvio Rodríguez ya puso en su blog ‘Segunda Cita’, en 2011, la declaración de Ana Belén Montes ante el Tribunal Federal de Estados Unidos (7). Ahora le ha dedicado una canción en sus conciertos por España y escribió en su blog : “Se llama Ana Belén Montes y fue alto oficial de los servicios secretos estadounidenses. Cuando sabía que le iban a hacer algo malo a Cuba nos pasaba la información. Por eso está cumpliendo una condena de décadas y hace unos años puse aquí como entrada su alegato de autodefensa. Ana Belén Montes. Mucho mal no nos pasó por su culpa. Libertad para ella” (8).

Algunos señalan que el Gobierno cubano está detrás de este movimiento de solidaridad, pero la verdad es que ningún medio estatal cubano ha informado del asunto, ni el Ministerio de Relaciones Exteriores de Cuba, ni ningún alto cargo de la Administración se han pronunciado.

Tras quince años entre rejas, Ana Belén sigue firme en los motivos que la llevaron a su comportamiento : “No me gusta nada estar en prisión, pero hay ciertas cosas en la vida por las que merece la pena ir a la cárcel”, escribe en una carta de catorce páginas a un familiar. El pasado año volvió a insistir en sus principios : “Si me arrepiento, me niego a mí misma y me sentiría insatisfecha. No está en el marco de mi lógica. Siempre supe las consecuencias posibles de lo que hacía. Era un riesgo que tenía que correr. El estar recluida en prisión es algo que he ido aprendiendo gradualmente a soportar, pero en mi fuero interno estoy tranquila. Hice lo que tenía que hacer. ¿Arrepentimiento ? En estos años nunca me he arrepentido.(...) No tengo hijos ni esposo. Creo que ese fue el precio que a partir de un momento me di cuenta que tenía que asumir. Me interesó tener un compañero y formar una familia ; pero no fue posible ­porque en la marcha todo se tornó complejo. Mi refugio personal es saber que hice algo útil y que no solo defendí a Cuba ; también defendía al pueblo norteamericano. Hoy me concentro en resistir ante los intentos de quebrar mi voluntad” (9).

Entre todos los que luchan por la libertad de Ana Belén Montes aparece el lógico razonamiento del sinsentido de una condena a 25 años de prisión en un momento histórico en que Estados Unidos y Cuba parecen ir superando por fin la Guerra Fría. 

 

NOTAS :

(1) “El caso de la alemana-norteamericana Ana Belén Montes”, Resumen latinoamericano, 30 de agosto de 2015, http://www.resumenlatinoamericano.org/2015/08/ 31/el-caso-de-la-alemana-norteamericana-ana-belen-montes/

(2) Op. cit.

(3) Las intensas campañas por Gerardo Hernández, Ramón Labañino, René González, Fernando González y Antonio Guerrero lograron que los Cinco fueran liberados.

(4) “Comité cubano pide a Obama que indulte a la espía Ana Belén Montes”, El Nuevo Herald, Miami, 18 de octubre de 2015, http://www.elnuevoherald.com/noticias/mundo/america-latina/cuba-es/article39667665.html

(5) Douglas Calvo Gainza, “Los campañistas por Ana Belén Montes en Miami y sus mentiras sobre la Iglesia Evangélica Cubana”, Rebelión, 26 de abril de 2016, http://www.rebelion.org/noticia.php?id=211626

(6) Fernando Ravsberg, “Negociaciones para liberar a la agente que espió para Cuba en el Pentágono”, Público, Madrid, 26 de octubre de 2015, http://www.publico.es/internacional/negociaciones-liberacion-agente-cuba-espia.html

(7) Declaración de Ana Belén Montes en el Tribunal Federal, Segunda Cita, 5 de octubre de 2011, http://segundacita.blogspot.com.es/2011/10/declaracion-de-ana-belen-montes-en-la.html

(8) Véase el comentario de Silvio Rodríguez, Segunda Cita, 9 de abril de 2016, http://segundacita.blogspot.com.es/2016/04/una-escuela-en-coruna.html?showComment=1460212015574#c6004914911008953182 

(9) “El caso de la alemana-norteamericana Ana Belén Montes”, Resumen Latinoamericano, 30 de agosto de 2015, http://www.resumenlatinoamericano.org/2015/08/31/el-caso-de-la-alemana-norteamericana-ana-belen-montes/





APPEL AUX DONS
Vous pouvez aider au développement du site de Mémoire des luttes par une contribution, ponctuelle ou régulière, d'un montant à votre convenance.

En savoir plus

Trois formules sont à votre disposition :

- Un don en ligne sécurisé via PayPal ou CB

- Un don par chèque adressé à Mémoire des luttes
(Soutien à Mémoire des luttes)
3, avenue Stephen Pichon
75013 Paris

- Un don par virement bancaire au compte de l'association (Code banque : 10107 - Code guichet : 00223 - Numéro de compte : 00518035437 - Clé : 52)

Mémoire des luttes s'engage à informer régulièrement les visiteurs du site sur les montants reçus, ainsi qu'à leur fournir une information transparente sur l'utilisation de ces fonds.

L'équipe de rédaction du site.

  →  Pour en savoir encore plus



ARTICLES





Les chroniqueurs



Les invités de MDL



BRICS



Surveillance de masse



Rencontre mondiale des mouvements populaires



Hugo Chávez


Suivez-nous  →    Flux RSS

   Facebook       Twitter
Administration  →
|
À PROPOS
Site réalisé avec SPIP
Conception :