« Pour nos combats de demain, pour un monde plus libre, plus juste, plus égalitaire, plus fraternel et solidaire, nous devons maintenir vivante la mémoire de nos luttes »

Gunter Holzmann

La paix et la guerre dans les médias en Colombie

Conférence de Maurice Lemoine et Yezid Arteta, le 7 décembre à Paris
Feedback
Accueil du site  ›  La sélection du Monde diplomatique en español  ›  Février 2014  ›  Prestidigitación electoral en Honduras

CONTINUACIÓN DEL GOLPE DE ESTADO POR OTROS MEDIOS

Prestidigitación electoral en Honduras

Par Maurice Lemoine  |  20 février 2014     →    Version imprimable de cet article Imprimer

Por lo general, aunque sólo sea durante unos días, unas elecciones salpicadas de sospecha de fraude agitan a la “comunidad internacional” y los medios denominados “de información”. Tal no ha sido el caso de Honduras, donde Juan Orlando Hernández, “electo” en condiciones dudosas, tomó posesión de la presidencia el 27 de enero, bajo la unción de la Unión Europea y la Organización de los Estados Americanos

En Tegucigalpa, durante los días precedentes a las elecciones generales del 24 de noviembre de 2013, nadie tenía ninguna duda : la victoria para la presidencia se decidiría entre el presidente del Congreso Juan Orlando Hernández, del Partido Nacional (PN), ya en el poder, y, representando a Libertad y Refundación (LIBRE), Xiomara Castro, esposa del ex presidente Manuel Zelaya, derrocado el 28 de junio de 2009 por una camarilla cívico-militar a la que le disgustaba su giro hacia la izquierda, aunque fuera moderado. Otros siete partidos participaban en la campaña –entre ellos el Partido Liberal (PL), que se alterna en el poder con el PN desde hace más de un siglo–, pero apenas tenían peso en los debates.

Tras el golpe de Estado nació el Frente Nacional de Resistencia Popular (FNRP), que luchó contra los golpistas en la calle, y después vino su brazo político, LIBRE, cuando Zelaya, su actual coordinador general, regresó del exilio el 28 de mayo de 2011. Dos años más tarde, habiéndose vuelto la situación económica y social una pesadilla, la oligarquía no escatimó en medios para alejar la… “amenaza populista” que representa el “socialismo democrático” invocado por Xiomara Castro. Así, una “tarjeta cachureca” (1) vio oportunamente la luz un mes antes de las elecciones. Distribuida por el PN, después de rellenarse un formulario que incluía el número del documento nacional de identidad, dirección, teléfono y correo electrónico quien lo tuviera, permitía obtener descuentos que oscilaban entre el 10% y el 30% en diversos establecimientos comerciales “amigos”. De manera paralela, en una zona residencial de Tegucigalpa, el PN dispone de un centro de operaciones informatizado donde cuatrocientas (¡400 !) personas se afanan en recordar a los hondureños que “Juan Orlando espera [su] voto” y en preguntar al mismo tiempo si ya tienen la “tarjeta cachureca”, que sólo se puede adquirir en los locales del partido.

Innumerables paneles y carteles convierten a Juan Orlando Hernández (JOH) en omnipresente ; los medios de comunicación inundan de propaganda a los electores, como si los colocaran en un camino del que no se pueden apartar. El gasto de dinero es tal que la jefa de la Misión de Observación Electoral de la Unión Europea (MOE UE), Ulrike Lunacek, se preocupa ante la ausencia de transparencia en la financiación de la campaña, sin nombrar específicamente a ningún partido. En un país impregnado por el narcotráfico, la reflexión no tiene nada de anodino.

En el bando de LIBRE, a pesar de los sondeos favorables, no se oculta una cierta inquietud. Candidato al cargo de designado (2), Enrique Reina explica al respecto : “Durante las primarias del Partido Nacional, en las cuales se le daba como favorito, Ricardo Álvarez, el adversario de JOH, denunció un fraude descarado y pidió al Tribunal Supremo Electoral [TSE] un recuento de los votos que jamás obtuvo”.

El día 24, a las 16:20 h, mientras se hacían y deshacían grupos movedizos de personas ante las urnas, el presidente del TSE, David Matamoros, se reunía con Lisa Kubiske, la embajadora estadounidense en Honduras. ¿Chocante ? ¡En absoluto ! Desde hace una eternidad, Estados Unidos lleva la voz cantante aquí. Durante toda la velada electoral, la diplomática permanecerá en la sede del TSE.

A las 19:25 h, en un salón del Hotel Clarión, una especie de fiebre se apoderaba de los asistentes : con arreglo a los sondeos efectuados por LIBRE a la salida de los colegios electorales, Castro anunciaba su victoria con el 29% de los votos (3). Una hora después, sobre la base de más del 20% de las actas electorales, el TSE anunció, por su parte, que Hernández se imponía (34,07%) ; mencionó igualmente que otras actas –19% del total nacional– fueron apartadas, dado que adolecían de “anomalías”, y quedaban pendientes de una “verificación ulterior” por medio de un procedimiento denominado “escrutinio especial”. “Con un 19% no se puede hablar de un error –reaccionó enseguida Zelaya–, sino de la nulidad del proceso”. La palabra fraude fue pronunciada.

Cuando, a las 22:40 h, habiéndose procedido al escrutinio del 54,47% de las papeletas, Matamoros confirmó que JOH seguía como triunfador con el 34,27% de los votos, dos observadoras hondureñas oficialmente acreditadas nos confiaron discretamente : “Lo que hemos visto no nos gusta. Hay un fraude evidente, hemos visto mil ejemplos. Haremos un informe, pero ¿de qué servirá ?”. Para todo periodista de buena fe, la situación se hacía delicada. ¿A quién y a qué referirse ? Y, de hecho, puesto que en ese momento le viene a la cabeza, ¿qué dicen los sondeos “a pie de urna” ?

El 19 de noviembre, el TSE había autorizado a seis institutos a realizar dichos sondeos y a hacerlos públicos el día 24 a partir de las 19 h. Democracia sí, pero no temeraria. No obstante, había precisado : “Antes de publicar los resultados, deberán comunicárnoslos para poder verificar que los datos ofrecidos concuerdan con los nuestros” (4). En la fecha y hora establecidas, radios y televisiones guardaban un silencio total. Solamente podían citar las cifras del TSE. Posteriormente, descubriríamos que el propietario de uno de los institutos “autorizados”, Ingeniería Gerencial S.A., era nada menos que el ministro de Seguridad ­Arturo Corrales. También descubriríamos que el instituto Hagamos Democracia desveló los resultados de sus encuestas “a pie de urna” a la mañana siguiente para confirmar las cifras del TSE. Asimismo, descubriríamos que de los sondeos del resto (Paradigma, Le Vote, CID Gallup y una sexta firma desconocida) no se escuchó ni una sola palabra la tarde del escrutinio. De manera cuidadosa, se había impedido la observación del proceso en vivo.

En las horas posteriores, el periodista conservador y candidato del Partido Anticorrupción (PAC) Salvador Nasralla (con 15,73% de los votos) también denunció las múltiples irregularidades y habló de “la instauración de una dictadura en Honduras”. La representación de la Conferencia Permanente de Partidos Políticos de América Latina y el Caribe (COPPPAL) –compuesta por sesenta partidos de veintiocho países, de los cuales catorce están en el Gobierno– “pide transparencia al TSE”. Para la Federación Internacional de Derechos Humanos (FIDH), el ex magistrado Baltasar Garzón pronto declarará que “se ha cometido fraude a través de diferentes mecanismos y diferentes vías”.

Compra de votos, alteración y falsificación de documentos, retención de resultados favorables para LIBRE son algunos de los actos cometidos por los responsables de los colegios electorales miembros del PN. El día 26, a pesar de no haber respondido de manera convincente a las denuncias de la oposición, la Unión Europea (UE) publica su informe preliminar (5). El poder podía respirar tranquilo. Aunque se señalaron numerosas anomalías del tipo “aproximadamente el 30 % de las entradas [del registro electoral] corresponden a personas que emigraron o fallecieron, mientras que, en un número menor de casos, hay ciudadanos vivos que han sido declarados fallecidos”, la MOE UE declara el proceso válido y lo califica de “transparente”. Además, no cree conveniente mencionar que LIBRE y el PAC, que representan alrededor del 50% de los votantes, ponen en cuestión los resultados. Sin embargo…

Tomemos el caso del departamento de Copán, uno de los departamentos más pobres del país. En El Paraíso, un pueblo polvoriento, el ayuntamiento, por no decir el “palacio municipal”, costó 900.000 dólares y dispone de un helipuerto. Es conocido públicamente que el alcalde y miembro del PN Alexander Ardón forma parte de “los señores de la frontera”, es decir, los narcos que aseguran el paso de la cocaína hacia su vecina Guatemala (6). En esta zona, la cual pretenden seguir controlando (San Antonio, La Jigua, San Agustín, San Jerónimo, Dolores, Concepción, Trinidad, Santa Rita, El Limón, Libertad Nueva, etc.), los delegados de LIBRE se vieron obligados a abandonar los colegios electorales bajo la amenaza de hombres armados. Los representantes del TSE también salieron por la fuerza. La diputada de LIBRE, Elvia Argentina Valle, cuenta : “Cuando nos avisaron, llamamos a los observadores de la UE y les pedimos que se acercaran a ese sector para comprobar la situación de nuestros militantes y representantes. Ellos nos respondieron que su seguro les prohibía entrar en zonas de alto riesgo, así como exponer sus vidas. Pero nos dijeron que iban a transmitir toda la información”.

¿Y lo hicieron ? Por supuesto. ¿Alguien les escuchó ? Sí, uno de los miembros de la misión de la UE, el austríaco Leo Gabriel, respondió indirectamente cuando, a su salida del aeropuerto de Tegucigalpa, puso las cosas en su sitio diciendo : “La palabra ‘transparente’ no puede emplearse en este escrutinio, ni en el recuento, ni en las elecciones en general. (…) Muchas veces ha habido desacuerdo entre los observadores y no se nos ha consultado antes de redactar el informe. Hemos rellenado formularios donde describíamos la situación con todo lujo de detalles, pero sólo se han quedado con aquello que constataba que [en su conjunto] fueron unas elecciones tranquilas. Hemos insistido mucho en que el informe fuera corregido, pero sólo hemos recibido negativas”.

Con el Gobierno y sus relevos recalcando que la Organización de los Estados Americanos (OEA) también había ratificado el resultado, la controversia no disponía de tiempo de avivarse. Así pues, el hecho de que el día 29 Rixi Moncada, delegada de LIBRE en el consejo consultivo del TSE, expusiera las pruebas de Xiomara Castro resultó en vano. Cuando las actas, escaneadas en los colegios electorales, fueron enviadas por Internet de forma simultánea al TSE y a los partidos políticos, se pudo constatar la diferencia entre las cifras de “14.593 votos obtenidos por LIBRE y las publicadas en el sistema SIEDE [Sistema Integrado de Escrutinio y Divulgación Electoral del TSE]. (…) Encontramos 82.301 votos contabilizados de más a favor del PN ; 55.720 votos que no se contabilizaron para LIBRE, así como 34.180 votos para el PAC, 39.713 para el PL y 13.307 para otros partidos”.

Según LIBRE, al menos 2.800 actas no fueron transmitidas a los partidos políticos ni divulgadas en la página web del TSE. Por consiguiente, el partido reclama un recuento de todas las actas, guardadas en el Instituto Nacional de Formación Profesional (INFOP), bajo la “vigilancia” de su director general David Chávez, candidato a diputado (y electo) del PN. Del mismo modo, LIBRE exige que una comisión internacional realice una prueba pericial del SIEDE. Con el tono reprobatorio de un adulto regañando a un niño “que no sabe perder”, llega la respuesta : ya la ha hecho la OEA. Pero precisamente…

El 20 de noviembre, a tan solo tres días del escrutinio, dicha organización puso en conocimiento del TSE las conclusiones de la auditoría realizada en todo el sistema informatizado desde el 24 de octubre (7). Tras leer las 47 páginas del documento, los “fallos”, el “no respeto a los estándares ­requeridos”, la “ausencia de información”, la “imposibilidad de prever el comportamiento de la infraestructura tecnológica” y otras “vulnerabilidades” mencionadas nos llevan a una conclusión : el SIEDE no ofrece ninguna garantía de fiabilidad. En concreto, el famoso “escrutinio especial”, donde los votos rechazados por “anomalías” representan a 883.140 electores, “no ha podido ser evaluado”.

En materia de fraude multiforme, estas “elecciones a la hondureña” seguirán siendo un caso de estudio. La mañana de las elecciones, se estuvieron escaneando las actas de los resultados desde las 9 h. Supuestamente, había dos representantes locales (un titular y un suplente) en cada una de las 16.135 mesas electorales. Los cinco partidos pequeños –Frente Amplio Político Electoral en Resistencia (FAPER), Partido Demócrata Cristiano (DC), Unificación Democrática (UD), Alianza Patriótica Hondureña (AP) y Partido Innovación y Unidad (PINU)– recibieron 160.000 acreditaciones. ¿Dónde está el error ? Como es lógico, sus ­delegados deberían haber votado a sus candidatos a la presidencia, ¡pero estos cinco partidos solamente obtuvieron 17.516 votos en total ! Sus “representantes” dieron y, sobre todo, vendieron manifiestamente sus acreditaciones al PN, permitiéndole así tener todo el peso en la gestión del escrutinio y, además, todos ellos votaron a JOH.

Tras haber sido rechazada la solicitud de impugnación de las elecciones y del recuento presentada por Xiomara Castro, el 11 de diciembre por el TSE y el 26 diciembre por el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), nada puede afirmar con total exactitud que fue ella la persona elegida como presidente, tal como pretende. Sin embargo, también resulta muy difícil contradecirla cuando califica a Hernández de jefe de Estado “ilegítimo”, mal que le pese a la UE y a la OEA.

Aún queda que JOH, desprovisto de la mayoría en el Congreso, donde el PN obtuvo cuarenta y ocho diputados, cuente con LIBRE, que, con sus treinta y nueve representantes, se ha convertido en la segunda fuerza política del país. Argentina Valle lo resume de la siguiente manera : “Si se nos hubiera demostrado, con pruebas reales, que hemos perdido, hubiéramos aceptado la derrota. Pero no es el caso. Puesto que somos el brazo político de la resistencia, nos van a tener permanentemente encima, tanto en el Congreso, como en las calles”.

 

Notas :

(1) Cachureco : persona muy religiosa. Diminutivo de los miembros del Partido Nacional.

(2) Una especie de vicepresidente. Hay tres en cada partido.

(3) Las elecciones solo constan de una vuelta.

(4) La Prensa, San Pedro Sula, 19 de noviembre de 2013.

(5) MOE UE : “Declaración preliminar. Una votación y recuento transparentes tras una campaña opaca y desigual”, Tegucigalpa, 26 de noviembre de 2013.

(6) Proceso, México, 27 de diciembre de 2013.

(7) “Auditoría para la verificación y transparencia en el funcionamiento del sistema integrado de escrutinio y divulgación electoral (SIEDE) implementado por el Tribunal Supremo Electoral de Honduras para las elecciones generales del 24 de noviembre de 2013” (PDF).





APPEL AUX DONS
Vous pouvez aider au développement du site de Mémoire des luttes par une contribution, ponctuelle ou régulière, d'un montant à votre convenance.

En savoir plus

Trois formules sont à votre disposition :

- Un don en ligne sécurisé via PayPal ou CB

- Un don par chèque adressé à Mémoire des luttes
(Soutien à Mémoire des luttes)
3, avenue Stephen Pichon
75013 Paris

- Un don par virement bancaire au compte de l'association (Code banque : 10107 - Code guichet : 00223 - Numéro de compte : 00518035437 - Clé : 52)

Mémoire des luttes s'engage à informer régulièrement les visiteurs du site sur les montants reçus, ainsi qu'à leur fournir une information transparente sur l'utilisation de ces fonds.

L'équipe de rédaction du site.

  →  Pour en savoir encore plus



ARTICLES





Les chroniqueurs



Les invités de MDL



BRICS



Surveillance de masse



Rencontre mondiale des mouvements populaires



Hugo Chávez


Suivez-nous  →    Flux RSS

   Facebook       Twitter
Administration  →
|
À PROPOS
Site réalisé avec SPIP
Conception :