« Pour nos combats de demain, pour un monde plus libre, plus juste, plus égalitaire, plus fraternel et solidaire, nous devons maintenir vivante la mémoire de nos luttes »

Gunter Holzmann

La paix et la guerre dans les médias en Colombie

Conférence de Maurice Lemoine et Yezid Arteta, le 7 décembre à Paris
Feedback
Accueil du site  ›  La sélection du Monde diplomatique en español  ›  Décembre 2009  ›  Un tratado pernicioso

Un tratado pernicioso

Par Anne Vigna  |  6 décembre 2009     →    Version imprimable de cet article Imprimer

En el decimoquinto aniversario de su firma, el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (NAFTA, según su sigla en inglés) vuelve a los primeros planos de la escena económica internacional. El primero en evocarlo fue Barack Obama, ya desde la campaña electoral. El Presidente estadounidense siempre expresó el deseo de renegociar ese tratado que, según él, es responsable de numerosas pérdidas de empleos en Estados Unidos.

También en México, desde hace años, muchos reclaman lo mismo porque juzgan al tratado catastrófico para el país. Las razones son múltiples. “En primer lugar, Estados Unidos no respetó nunca sus cláusulas [manteniendo, por ejemplo, la subvención a sus agricultores, o imponiendo una serie de embargos a los productos mexicanos] y protegió los sectores de su economía en los cuales México era más competitivo –afirma la investigadora Leticia Hernández–. Además, la inversión extranjera se concentró en las maquiladoras, cuyo efecto inducido sobre el resto de la economía es nulo, y que hoy en día se deslocalizan hacia China”.

Varios expertos, para apoyar sus conclusiones, mencionan los indicadores económicos de México en relación con los países de América Latina. En efecto, México es el país que tiene la tasa promedio de crecimiento más baja del continente (1), “aunque es el mejor alumno de las políticas del Consenso de Washington” (2), señala el economista Cuauhtémoc Calderón. Desde 2000, el crecimiento pierde fuerza. Los envíos de dinero de los emigrantes a sus familias (remesas) y el aumento de los precios del petróleo evitaron una fuerte caída del Producto Interior Bruto (PIB) durante el mandato del presidente Vicente Fox (2000-2006). Pero el desempleo ya había aumentado fuertemente.

En 2006, Felipe Calderón basó su campaña electoral en los temas económicos, prometiendo que iba a ser “el Presidente del empleo”. Pero desde su llegada al poder, la guerra contra el narcotráfico se convirtió en su prioridad. La célebre editorialista Denise Maerker escribía antes de las elecciones legislativas de junio de 2009 : “Nuestro presidente-general sólo se interesa en operaciones militares, dejando totalmente a un lado otros aspectos de la vida nacional. Así, aunque el gabinete de seguridad se reúne todas las semanas, el de economía, el de política social y el de la infraestructura se reúne sólo una vez al mes” (3).

El país sufrió también otros reveses. El precio del petróleo, primera fuente de divisas, cayó fuertemente con relación a 2008, contribuyendo a aumentar el déficit público ; ya se menciona la creación de un impuesto a la alimentación y los medicamentos para conseguir dinero para las cajas del Estado. Las “remesas”, segunda fuente de divisas, bajaron en promedio un 20% con relación a su nivel anterior a la crisis en Estados Unidos (4). La puesta en marcha de una política migratoria estadounidense más estricta complica terriblemente la vida de los emigrantes, que posibilitan la supervivencia de diecisiete millones de adultos en México.

Por último, al turismo, tercera fuente de divisas, le llevará mucho tiempo borrar el efecto de la gripe porcina. El PIB podría caer este año más del 6%. Doce mil empresas han cerrado sus puertas desde octubre de 2008, lo que representa una pérdida de 700.000 empleos. En estas condiciones, los partidarios de una renegociación del NAFTA abogan también por una nueva política industrial, “a imagen de lo que hacen Chile o la India, es decir, la combinación de un régimen de cambio competitivo, una protección tarifaria dirigida y una apertura controlada de los sectores más frágiles de su economía”, afirma Calderón. 

 

Notas :

(1) En 2007, México tuvo un crecimiento del PIB de 3,2%, mientras en América Latina fue del 5,6%. En 2008 (cifra suministrada en octubre), México crecía el 2,1% y América Latina el 4,6%. Fondo Monetario Internacional, octubre de 2008.

(2) Reglas liberales impuestas por el Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial.

(3) “Tengo miedo”, El Universal, México, 29 de junio de 2009.

(4) Las remesas familiares en México, Informe Anual del Banco de México, México, 2008.





APPEL AUX DONS
Vous pouvez aider au développement du site de Mémoire des luttes par une contribution, ponctuelle ou régulière, d'un montant à votre convenance.

En savoir plus

Trois formules sont à votre disposition :

- Un don en ligne sécurisé via PayPal ou CB

- Un don par chèque adressé à Mémoire des luttes
(Soutien à Mémoire des luttes)
3, avenue Stephen Pichon
75013 Paris

- Un don par virement bancaire au compte de l'association (Code banque : 10107 - Code guichet : 00223 - Numéro de compte : 00518035437 - Clé : 52)

Mémoire des luttes s'engage à informer régulièrement les visiteurs du site sur les montants reçus, ainsi qu'à leur fournir une information transparente sur l'utilisation de ces fonds.

L'équipe de rédaction du site.

  →  Pour en savoir encore plus



ARTICLES





Les chroniqueurs



Les invités de MDL



BRICS



Surveillance de masse



Rencontre mondiale des mouvements populaires



Hugo Chávez


Suivez-nous  →    Flux RSS

   Facebook       Twitter
Administration  →
|
À PROPOS
Site réalisé avec SPIP
Conception :