Actualités

Cuando quieres ahogar el ALBA, lo acusas de tener rabia

Miércoles 23 de enero de 2019   |   Maurice Lemoine
Lecture .

Todas las versiones de este artículo: [Español] [français]

En un discurso pronunciado el 1 de noviembre desde la “Freedom Tower”, símbolo del exilio cubano en Miami, el Asesor de Seguridad Nacional de Estados Unidos, John Bolton, se refirió a una "Troika de la tiranía" y un "Triángulo del terror" al referirse a Cuba, Nicaragua y Venezuela, los tres miembros de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA). Como resultado de la toma de posesión de Nicolás Maduro el 10 de enero, fecha de inicio de su segundo mandato, es hacia Caracas que la "comunidad internacional" dirige esencialmente su mirada.

Como complemento perfecto de Washington, el Secretario General de la Organización de los Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, convocó una sesión extraordinaria para tratar la situación en ese país, con la esperanza, hasta ahora mil veces decepcionada - por falta de la mayoría necesaria- de poder sancionar a Venezuela. Como preámbulo, los trece países "pro Washington" que forman el Grupo de Lima [1], que el Secretario de Estado norteamericano Mike Pompeo copatrocina por videoconferencia, habían confirmado el 4 de enero, desde la capital peruana, que no reconocerían el nuevo mandato de Maduro. Una decisión sin legitimidad y que México, hasta entonces miembro del "cartel" pero que recientemente se trasladó al centro izquierda tras la elección de Andrés Manuel López Obrador (AMLO), se negó a seguir. Además de Cuba, Nicaragua y Bolivia (también miembro del ALBA), el gobierno uruguayo (centroizquierda) y los movimientos sociales latinoamericanos también la han denunciado. Sin embargo, el 10 de enero, la OEA la ratificó (19 votos a favor [2], 6 en contra, 8 abstenciones y 1 ausente).

Sin embargo, a pesar de pasar más desapercibida, la ofensiva liderada por Washington y la derecha continental también representa una seria amenaza para la Nicaragua sandinista.

Como hizo Barack Obama en 2015 con respecto a Caracas, el presidente estadounidense Donald Trump firmó el 27 de noviembre de 2018 una absurda "orden ejecutiva" que declara al gobierno nicaragüense una "amenaza a la seguridad nacional" de Estados Unidos. El 20 de diciembre, rubricó la Ley de Condicionalidad de la Inversión Nicaragüense, una ley que ha sido presentada durante dos años y medio por la crema del neoconservadurismo estadounidense: la congresista republicana de origen cubano Ileana Ros-Lehtinen, los senadores Ted Cruz, Marco Rubio (también republicanos) y Bob Menéndez (demócrata). Aprobada por unanimidad por el Senado y la Cámara de Representantes, este "Nica Act" autoriza sanciones contra figuras prominentes del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), incluyendo al presidente Daniel Ortega y su esposa, la vicepresidenta Rosario Murillo, y tiene como objetivo limitar el acceso de Nicaragua a préstamos internacionales.

El analista de inteligencia económica José Vélez Morgan detalló con gran entusiasmo en el medio opositor Confidencial las consecuencias que estas medidas tendrán para el país si Daniel Ortega persiste en negarse a ceder el poder, en hábitos de penitencia y con soga al cuello: una pérdida de 1.720 millones de dólares del Banco Mundial (BM) y del Banco Interamericano de Desarrollo (BID). En cuanto al Banco Mundial, 646 millones de dólares se destinan (o se destinaban) a la financiación de cuatro grandes proyectos: la aceleración de la legalización de la propiedad de la tierra para aumentar la inversión en ella; la prevención de los riesgos sanitarios en 66 de los municipios más pobres del país; la educación, mediante la construcción de escuelas y la formación de docentes; la apertura de carreteras y caminos para conectar las zonas rurales aisladas con los principales ejes de desarrollo urbano; y un programa de seguridad alimentaria para las comunidades de la costa del Caribe.

El BID, por su parte, debe (o debía) financiar US$ 1.070 millones "un amplio espectro en las áreas de transporte, salud, energía, acceso al agua y a las carreteras, integración regional, ciencia y tecnología, desarrollo de la pequeña y mediana empresa y modernización del Estado". Vélez Morgan y Confidencial pueden, por tanto, alegrarse: "Las empresas que antes trabajaban con el Estado y se beneficiaron de estas inversiones ya pueden vender sus equipos y maquinaria en países vecinos, el negocio ha terminado [3]. "¿Genial No? Sobre todo porque, para compensar este desastre que afecta al desarrollo del país, en detrimento de sus habitantes más modestos, la administración norteamericana ha anunciado el envío de 4 millones de dólares a la "sociedad civil" y a sus organizaciones no gubernamentales (ONG), a través de la Agencia Internacional de Desarrollo (USAID) y la Fundación Nacional para la Democracia (NED) [4].

Acompañando al movimiento, con el dedo en la costura del pantalón, Luis Almagro convocó una sesión extraordinaria del Consejo Permanente de la OEA el 11 de enero (el día después de la sesión también "extraordinaria" sobre Venezuela) para tratar de aplicar la Carta Democrática a Managua, un proceso que podría conducir a su suspensión de la organización.

Sin rehacer la historia del conflicto que inflamó Nicaragua desde mediados de abril hasta finales de julio de 2018, vale la pena recordar algunos de sus episodios significativos, ya que la gran mayoría de la noble casta mediática ha olvidado desde tiempo el significado de la palabra "contextualizar". El 18 de abril, fueron los estudiantes quienes lanzaron las primeras manifestaciones de protesta contra la reforma del Instituto Nicaragüense de Seguridad Social (INSS) que afecta a los jubilados, los empleados y, más aún, a los empleadores. Al darse cuenta del alcance del rechazo, el gobierno revocó el decreto unos días después. Sin hacer olvidar, sin embargo, uno de sus principales pecados (para los que operan en las sombras): durante las discusiones sobre la reforma del INSS, al final de las cuales se tomaron las medidas impugnadas, se optó por una solución no necesariamente muy buena, pero en todo caso intermedia, al negarse a seguir las recomendaciones "químicamente puras" del Fondo Monetario Internacional (FMI): las cuales habrían sido infinitamente brutales para la población [5].

Es entonces con un Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep) escondido tras la fachada de los estudiantes «autoconvocados», más proclives a provocar simpatía, que una heterogénea Alianza Cívica, compuesta por sectores cada uno con su propia agenda política, exige de repente -olvidando al INSS- "la salida de Ortega". Y que, sobre el terreno, la situación está empeorando. Disparos de armas de fuego y morteros artesanales, incendios, barricadas (los "tranques"), saqueos, destrucción de edificios oficiales y privados: la violencia insurreccional, que no es "estudiantil", ni "pacífica" ni "espontánea", causa tantas víctimas civiles y policiales como la represión que responde a ella. Sin conmover a los perros guardianes de los medios de comunicación. Cualquier voz que se desvíe de la narrativa "oficial" se elimina automáticamente.

¡Huelga general! En el parque industrial del "municipio" de Tipitapa (cerca de Managua), "ellos [los "opositores pacíficos"] entraron disparando con sus morteros y ordenaron a los trabajadores que se fueran, de lo contrario tendrían que quemar la empresa", dice Pedro Ortega, miembro de la dirección nacional de la Central Sandinista de los Trabajadores (CST). En la empresa, el 60% son mujeres y estaban aterrorizadas por la presencia de estos morteros y personas encapuchadas. »

Que me perdonen citar a este sindicalista : Pedro Ortega (sin relación familiar con el Jefe de Estado) no es ni un "apparátchik" ni un "intermitente de Nicaragua" [6]. En los años 90, cuando lo conocimos por primera vez, luchaba con valentía en las fábricas de subcontratación americanas y asiáticas que llegaron al país gracias a la derecha - las "maquilas"- como Secretario General de la Federación Textil, Vestuario, Cuero y Pieles de la CST. Las autoridades y los empleadores de las zonas francas lo acusaron personalmente de "orquestar una conspiración internacional y querer desestabilizar a Nicaragua  [7]". Es él quien denuncia ahora: "Puesto que no tienen ninguna influencia en el movimiento sindical y laboral, los opositores violentos no pueden detener la producción. Por eso intervienen en armas con los gerentes y les obligan a cerrar las fábricas de los polígonos industriales." Es él también quien cuenta la historia de la revuelta de los obreros de una fábrica en la región de Masaya: "En Masatepe, unas cuarenta personas con capuchas, con morteros, trataron de desestabilizar la empresa. ¿Qué ha pasado? Espontáneamente, los trabajadores decidieron defenderse y trescientas de ellos sacaron a estas cuarenta personas que querían hacer lo mismo que en Tipitapa. Aunque atacaron con sus morteros, fueron expulsados por los trabajadores con palos. Esta fue la respuesta a las acciones de desestabilización que querían obligarles a paralizar el trabajo, mientras que ellos querían la paz  [8]."

Del mismo modo, el periodista internacionalista de origen italiano y activista basado en Nicaragua, Giorgio Trucchi, un excelente columnista sobre el golpe de Estado contra Manuel Zelaya en 2009 en Honduras, los sucesivos fraudes electorales que consolidaron el crimen, así como las luchas sociales en toda Centroamérica, cree que la situación es inequívoca: "Esta "insurrección" no fue ni pacífica, ni espontánea ni autoconvocada." Para cualquiera que siga de cerca la ofensiva continental de la reacción y Washington, es similar a las manifestaciones extremadamente brutales en Venezuela, conocidas como "guarimbas" , que buscaban derrocar a Nicolás Maduro en 2014 y 2017. Este parentesco obvio lo hace particularmente incómodo para los grupos de izquierda que, como pro oposición antisandinista, juegan objetivamente el juego de Washington al defender las más burdas de sus acusaciones. Deben retorcerse torpemente para intentar librarse: "Desde el inicio de la crisis, el uso por parte de las voces oficiales del término "guarimba", específico de Venezuela pero totalmente desconocido para Nicaragua, persigue el objetivo de convencer a los potenciales partidarios externos del anclaje del gobierno en el bloque de los llamados países progresistas atacados por las fuerzas de la derecha apoyadas por el imperialismo estadounidense  [9]." ¡Cuando se trata de manipulación, francamente hay una vía más sabia para hacerlo! Con la misma lógica, una compota cocinada en Europa no tendría nada que ver con una preparada en América Latina, bajo el pretexto de que la fruta utilizada se llama "pomme" aquí y "manzana" allá. La guarimba venezolano se llama "tranque" en Nicaragua. En ambos casos, estos controles de carretera y barricadas de carácter insurreccional forman parte del modus operandi destinado a derrocar al Jefe de Estado.

Mientras que ya hay varias decenas de muertos y centenares de heridos, el 16 de mayo se abre un "diálogo nacional" - en el que la salida del dúo Ortega-Murillo es inmediatamente declarada un objetivo "no negociable" por la oposición -, bajo los auspicios y con la "mediación" de la Iglesia católica. Servidores de Dios sin sabiduría no es algo fácil de imaginar. Sin embargo, como los diseños de Dios permanecen impenetrables, la verdad siempre sale a la luz. Lo que ahora sabemos de la actitud de los prelados nos obliga a recordar a la memoria de San Mateo y su relato de un berrinche que hizo su amigo Jesús: "Ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas, porque parecéis tumbas encaladas: por fuera tienen un aspecto hermoso, pero por dentro están llenas de huesos y de toda clase de cosas impuras. Así es como ustedes, por fuera, para la gente, tienen la apariencia de hombres justos, pero por dentro están llenos de hipocresía y maldad. »

Fue a través del obispo auxiliar de la Arquidiócesis de Managua, Mons. Silvio Báez, que llegó el escándalo. En una conversación privada con un grupo de líderes campesinos, grabada sin su conocimiento por uno de los participantes y hecha pública por la comunidad cristiana de San Pablo Apóstol, de la colonia 14 de septiembre (en el este de Managua), confirmó cínicamente, para

quienes pretenden ignorarlos, los vínculos directos de la jerarquía eclesiástica con el sangriento intento de desestabilización. Y « eso es pesado", como se dice [10]...

Si sólo estuviera él, el "Monseñor" prescindiría de los Diez Mandamientos: "Tenemos un gran deseo de poner [al presidente Daniel] Ortega contra un paredón y disparar." Evocando la Alianza Cívica, columna vertebral de la subversión, una oleada de narcisismo sumergió a Silvio Báez: "Los obispos crearon la Alianza. Si existe, es porque la creamos y la construimos." Fuera la versión de la Génesis que atribuía su creación a los estudiantes. Pero se trata de ir más lejos, e incluso de vender el alma al diablo, para alcanzar el objetivo final: "La UNAB [Unión Nacional Azul y Blanco, que apareció en octubre] debe incluir a todos los opositores al gobierno, aunque se sospeche que son oportunistas, pro aborto, homosexuales, drogadictos o narcotraficantes." Porque, no se puede dudar, "las "tranques" fueron un invento extraordinario". No lo negaremos: es de ambos lados de estas barricadas donde se ha recogido el mayor número de muertos y heridos. Esto es algo que hay que agradecer a Estados Unidos "por ayudarnos", señala Báez , marcando la línea del horizonte: "Debemos presionar una vez más al gobierno para que pida a la Conferencia Episcopal que reabra el diálogo. Hay planes para erigir "tranques" de nuevo." Con el objetivo de imponer elecciones anticipadas o ... el derrocamiento violento de Ortega.

El día después de la revelación de esta grabación, hubo primero un largo y doloroso silencio. Luego, adoptando la actitud más cristiana e iluminada posible, el Cardenal Leopoldo Brenes tuvo que confirmar que la voz era la del Obispo Silvio Báez, grabada durante una reunión "muy privada" y que, lamentablemente, alguien la había revelado. »

¿Análisis defectuoso, exceso de confianza, demasiado ingenuo? El gobierno sandinista puede ser acusado de un grave error con graves consecuencias. Durante el diálogo mediado por los supuestos mediadores de la Iglesia, casulla y camisa con la oposición, ésta propuso a principios de mayo que, para poner fin a la violencia, la policía fuera confinada a sus cuarteles y se retirara de la calle a cambio de desmantelar las barricadas. Lo que aceptó el gobierno como una señal de buena voluntad. No era bueno para nadie. Los radicales de la oposición se aprovecharon cínicamente de esta ausencia total y prolongada de las fuerzas de seguridad. A medida que la policía abandonó el control del espacio público, no sólo no desaparecieron las "tranques" y los controles de carretera, sino que, por el contrario, se multiplicaron y paralizaron el país. Desde estos hogares violentos donde la presencia de estudiantes se había vuelto completamente marginal, se lanzó una campaña de terror contra el sandinismo y los partidarios del gobierno en Managua, Granada, León y Masaya.

Barrios enteros fueron tomados como rehenes por militantes armados y delincuentes remunerados (como en Venezuela durante los períodos antes mencionados). Lo que llevó, fortalecido por la tradición de la lucha armada contra la dictadura de Somoza y luego los "contras" (contrarrevolucionarios financiados por Estados Unidos en los años ochenta) ciudadanos, organizaciones sindicales y miembros radicales de la Juventud Sandinista, reacios a someterse, a organizarse para recuperar estos llamados "territorios liberados".

No hubo intervención de "paramilitares" - término que ahora se utiliza indiscriminadamente para engañar a la opinión pública, tanto en Venezuela como en Nicaragua - sino el inicio de una "guerra civil", en la gran tradición nicaragüense, con excesos asesinos por ambas partes. Y el consentimiento de las autoridades, que sacaron de nuevo a la policía de los cuarteles para una acción concertada, y de los que manejan los hilos en la oposición en nada bonachona.

Como en Venezuela, muchos opositores nicaragüenses no son ni fascistas ni sanguinarios. Todas las personas presentes en algún momento en las barricadas no tienen por qué culparse por ningún crimen. Pero no fueron ellos los que condujeron el baile. Y convivían sin demasiados estados de ánimo con auténticos criminales, responsables del caos. "No debemos tratar de ocultar el sol con un dedo, no debemos mentir y decir que no usamos armas", dijo en una clara llamada "para

preparar la ofensiva final contra el « Orteguismo", "El Burro", líder de una de las bandas de delincuentes que llenaron de terror a Masaya, "los Zetas de Monimbo".

Un análisis de los teléfonos móviles y de los ordenadores de las personas actualmente detenidas - ¡los "presos políticos del régimen"! - muestra que el centenar de "tranques" erigidas en todo el país fueron interconectadas y coordinadas por líderes de la oposición como Medardo Mairena, Pedro Joaquín Mena o Francisca Ramírez [11], que fueron financiadas por la ONG de "derechos humanos » Hagamos Democracia, financiada a su vez por "subvenciones" de los Estados Unidos.

La cobertura mediática de la crisis no fue ni demasiado matizada ni precisa, con una facción mayoritaria del "periodismo" que ha tomado el fatídico hábito de ignorar la parte de la realidad que no apoya sus dogmas y elecciones. Por lo tanto, es particularmente difícil orientarse cuando se trata del número de "víctimas de la represión". Por ejemplo: el mismo día, 9 de julio, dos ONGs altamente creíbles anunciaron, una (Centro Nicaragüense de Derechos Humanos; Cenidh) 251 muertos, la otra (Asociación Nicaragüense de Derechos Humanos; ANPDH) 309 muertos. Con esa excepción de 50 cuerpos, la misma estimación. El 24 de julio, Amnistía Internacional informó de que "grupos armados de la policía o del gobierno" mataron a "casi 300 personas". Sin duda afectada por el síndrome de la multiplicación de los panes, La Croix [periódico católico francés NdT] del 11 de septiembre habla de una represión que se acerca a los 500 muertos. Podemos imaginar que los obispos nicaragüenses pasaron por aquí - al mismo tiempo que en la sede del Comité Católico contra el Hambre y por el Desarrollo (CCFD), antaño mejor inspirado y hoy muy presente en la campaña antisandinista en Francia. Cada uno tiene sus visitantes: los empresarios "nica" tenían que ocuparse del semanario Le Point. Ya, el 29 de julio, este último también había reportado 500 muertes. Sin embargo, el 9 de agosto, tras un control y en datos corregidos por las variaciones estacionales y de los días laborables, redujo su cifra a 448. Sin previo aviso al Diario las Américas, un diario de extrema derecha moderado de Miami, que, sin embargo, sigue siendo probablemente el más exacto: "entre 322 y 512 víctimas"... Sin ceder a la escalada de la derecha, Le Monde Diplomatique, en su número de octubre, se limitará a anunciar "entre 300 y 400 muertos".

A esta avalancha de cifras particularmente rigurosas, nos gustaría añadir las que no hemos visto en ningún otro lugar. Según el gobierno nicaragüense, ni más ni menos creíble que sus opositores, la crisis causó "sólo" 197 muertos entre el 19 de abril y el 25 de julio, entre ellos.... 9 estudiantes. No tenemos que creer eso. Sin embargo, con pruebas irrefutables, se ha demostrado que 253 víctimas de homicidio, delitos comunes, accidentes de tráfico, suicidios, han sido añadidas por la oposición y las ONG locales conocidas como "defensores de los derechos humanos" a la lista de víctimas, con el fin de manipular las opiniones nacionales e internacionales a través de los principales medios de comunicación [12]. Veintidós oficiales de policía y muchos activistas sandinistas fueron asesinados (y a veces torturados y/o quemados vivos). Entre los 1240 heridos se encuentran 401 miembros de las fuerzas del orden (entre ellos varias decenas de víctimas de armas de fuego). En otras palabras: los métodos utilizados por la oposición venezolana durante las "guarimbas" de 2014 y 2017, y su interpretación engañosa por parte de la prensa internacional, han sido adoptados con éxito en Nicaragua.

Nos detendremos brevemente en el formidable "baile de hipócritas" [NdT ML utiliza deliberadamente la expresión trivial « faux culs » - falsos traseros – que se podría traducir también por malditos traicioneros] que estamos presenciando en la actualidad en los medios de comunicación políticos. Tras el "Acto VI" de la movilización de los "chalecos amarillos", Le Monde publicó una editorial indignada: "Aunque no reanudó con la magnitud de la violencia que vivió París a principios de mes, este "Acto VI" dio lugar a una serie de excesos totalmente inaceptables. En los Campos Elíseos, el sábado por la tarde, cuatro policías de motocicleta fueron atacados, y los sindicatos se refirieron a un "intento de linchamiento". (....) El viernes por la noche, durante una manifestación de "chalecos amarillos" en Angoulême (Charente), un muñeco con la efigie del Presidente de la República fue decapitado. (....) En su cuenta de Twitter, Edouard Philippe

denunció "un simulacro de decapitación del Jefe de Estado (....) ataques de violencia sin precedentes contra agentes de policía". »

¿Hemos escuchado a las mismas personas (la prensa, la guarida de Júpiter [Macron NdT] y la cueva de Matignon] preocuparse, indignarse, condenar, hacer un hipo cuando, el 4 de agosto, tuvo lugar en Caracas un intento de asesinato muy real, el del presidente venezolano Maduro, con drones cargados de explosivos? ¡Nada! ¡Nada! Es cierto que en su país, la oposición es "extradronamente democrática"! "y que sus líderes extremistas - Antonio Ledezma, Freddy Guevara - son recibidos en el Elíseo. El cual condena la "dictadura" bolivariana y apoya las sanciones aplicadas por la Unión Europea. Pero, cuando los vicepresidentes del gobierno italiano Luigi Di Maio (Movimiento de las Cinco Estrellas) y Matteo Salvini (Liga Norte) apoyan la revuelta de los "chalecos amarillos", les pide que no "interfieran en los asuntos internos" de Francia!

Aunque en determinadas circunstancias dan lugar a estallidos muy violentos, las manifestaciones en Francia, en el momento de redactar el presente informe, no han causado la muerte de ningún agente de policía, lo que debe acogerse con satisfacción sin reservas. Sin embargo, el ’Nouvel Observateur’ en su "editorial" (9 de enero de 2019) titula : "Chalecos amarillos: la complacencia culpable ante la violencia", mientras que todos los comisarios políticos de sus homólogos de la prensa escrita, la radio y la televisión hacen coro.

En Venezuela, durante las "guarimbas", nueve miembros de las fuerzas de seguridad fueron asesinados a balazos en 2014 y siete en 2017 (a los que se añadieron, en ese año, 500 policías heridos, entre ellos 21 con armas de fuego). En Nicaragua, como hemos visto, 22 hombres de las fuerzas de seguridad cayeron bajo balas asesinas, varias docenas resultaron heridos por hombres armados con armas de fuego. ¿Hemos visto en Francia, como vimos en Masaya en junio, a un subdirector de la policía nacional (Ramón Avellán) y sus hombres, atrincherados en su comisaría, rodeados de barricadas y sometidos a dos semanas de fuego de mortero, mientras los manifestantes les lanzaban: "Si se rinden, salvarán su vida! ". Sin embargo, cuando estos gobiernos intentan restablecer el orden, son condenados sin matices por Estados Unidos - el gran país democrático en el que se permite la venta libre de rifles con mira telescópica-, Bruselas, París y los periodistas burócratas de las virtuosas redacciones (que se sorprenden, en su infinita franqueza, de ser cada vez más "odiados").

En cada uno de estos dos países latinoamericanos, durante y después de la ola de violencia, las autoridades buscaron, arrestaron y llevaron ante la justicia a personas culpables de delitos y crímenes graves, alrededor de 300 en Nicaragua, por destrucción criminal, incendio provocado, lesiones corporales, tortura, asesinato, etc. Como en cualquier lugar sujeto a una crisis de esta magnitud, nadie puede descartar la posibilidad de que esta ola represiva tenga su parte de detenciones arbitrarias o injustificadas. Los observadores "de buena fe" deben permanecer vigilantes y tener todo el derecho a denunciar los casos flagrantes. Pero, por favor, que los medios de comunicación políticos de la "Macronie" se abstengan de gritar! Desde el inicio del movimiento de los "chalecos amarillos" y hasta el 10 de enero, 6.475 manifestantes han sido detenidos por la policía. De éstas, 5.339 personas fueron puestas bajo custodia policial, entre ellas cerca de 1.500, de forma "preventiva" el 8 de diciembre, antes de las movilizaciones. Un récord que, en un contexto mil veces más explosivo, ni Venezuela ni Nicaragua han alcanzado!

El 20 de diciembre, el Grupo de Trabajo para Nicaragua, integrado por doce países miembros de la OEA, condenó la decisión, tomada por Managua en la víspera, de expulsar al Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (IGIE) y al Mecanismo Especial de Monitoreo para Nicaragua (Meseni), cuya misión había autorizado, en conjunto con la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), también dependiente de la OEA. Los expertos del GIEI debían presentar su informe de 485 páginas, resultado de seis meses de "investigación" sobre la violencia cometida entre el 18 de abril y el 30 de mayo. Lo que finalmente hicieron en Washington,

anunciando 325 "asesinatos", acusando al gobierno de "crímenes de lesa humanidad" (asesinatos, encarcelamientos arbitrarios, persecuciones) y, of course (en inglés en el texto), encantando a Luis Almagro.

Decir que la "investigación", furiosamente impugnada por Managua, fue de un gran rigor científico es, como mínimo, cuestionable. Según sus propios funcionarios, el GIEI entrevistó a familias de víctimas, "supervivientes de la represión", exiliados, pero sobre todo trabajó con "fuentes abiertas": artículos de prensa (¡medios de la oposición!) y un "riguroso" análisis de las fotografías, más de tres millones de Tweets y diez mil vídeos publicados por los opositores en las redes sociales [13]. Una clara garantía de imparcialidad....

En diciembre, la Asamblea Nacional de Nicaragua revocó la condición jurídica de nueve ONG, entre ellas el Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh), el Centro de Información y Asesoramiento en Salud (Cisas), Hagamos Democracia y el Instituto de Estudios Estratégicos y Políticas Públicas (IEEPP), por su participación en el intento de "golpe de Estado" - que llamaremos "desestabilización" o "intento de derrocamiento del Jefe de Estado", ya que en esta operación no participó ningún organismo compuesto por dicho Estado (Asamblea Nacional, poder judicial, policía nacional, ejército). Esta serie de medidas ha provocado indignación y ha reforzado las acusaciones de "dictadura". Podríamos, por supuesto, divertirnos: estas decisiones fueron tomadas bajo la Ley de ONGs 1427 aprobada en ... 1992 por el gobierno conservador de Violeta Chamorro para regular la actividad de las organizaciones que reciben financiamiento internacional!

La financiación de la que estamos hablando hoy no es inocente. Durante el período 2010-2020, la USAID – o sea Washington - asignó más de 68 millones de dólares a sus "amigos" nicaragüenses, cantidad a la que se añadieron 7.995.022 dólares en 2016 para un "programa de fortalecimiento de los medios". Para llevar a cabo este proyecto, la Fundación Violeta Barrios de Chamorro (que lleva el nombre de la ex presidenta de derecha) recibió por sí sola 2.530.000 dólares [14]. Por su parte, la NED está disparando todos sus billetes verdes, siendo los principales "clientes" Hagamos Democracia (525.000 dólares desde 2014) y el IEEPP (260.000 dólares durante el mismo período) [15]. Dudamos, dada la naturaleza de su remitente y sus precedentes, de que estén destinados al logro de la paz y la justicia social en Nicaragua.

Las relaciones conflictivas entre los gobernantes progresistas y la prensa opositora son bien conocidas, ya sea en Venezuela (bajo Hugo Chávez y Nicolás Maduro), Ecuador (Rafael Correa), Bolivia (Evo Morales) o Argentina (Néstor y Cristina Kirchner). Nicaragua no es una excepción. El 14 de diciembre, la policía irrumpió en los locales de El Confidencial, un medio de comunicación en línea encabezado por Carlos Fernando Chamorro, el hijo de la ex presidenta a quien le gustaría suceder unas décadas más tarde. Principal portavoz de la derecha, este "periodista independiente", modesto propietario de "algunos" medios de comunicación impresos, digitales y televisivos -La Prensa, Hoy, Confidencial, Esta Noche, Esta Semana (empresas donde nunca se ha autorizado la existencia de un sindicato)-, del Centro de investigación de la comunicación (Cinco) y de la Fundación Violeta Barrios de Chamorro, se ha beneficiado desde hace muchos años de la generosidad desinteresada de la NED.

También estaban en el punto de mira Miguel Mora, propietario del canal de cable 100% Noticias ("100% News", rebautizado "100% Mentiras" por la calle) acusado a finales de diciembre de "conspiración" y "terrorismo", y su directora, Lucia Pineda, acusada de "provocación, incitación y conspiración para cometer actos terroristas". Fue desde los estudios del canal que, en plena agitación, se llamó a "tomar El Carmen", la sede del FSLN, así como la residencia del Presidente de la República. Entrevistado en julio por el periodista norteamericano Max Blumenthal sobre su visión de una salida a la crisis, Mora le pidió que transmitiera su mensaje a Trump: "Lo que veo es que Estados Unidos esten llevando a cabo una operación de tipo Noriega como en Panamá  [16]. Llegan, atrapan a la familia [Ortega], los secuestran sin que el ejército tenga que intervenir. En

pocos días o veinticuatro horas, todo estaría resuelto. »

Hasta que no se demuestre lo contrario, y al igual que su contraparte venezolana, la oposición nicaragüense no puede contar con un amplio apoyo popular ni con el ejército. Una parte esencial de su lucha se desarrolla, por tanto, más allá de las fronteras. Es necesario rastrillar ampliamente para obtener el apoyo de la "comunidad internacional". Para ello, tres líderes del Movimiento Estudiantil del 19 de abril (ME19A) - el primer grupo en ocupar el campus de la Universidad Politécnica de Nicaragua (UPOLI) el 19 de abril - pueden verse participando en la 48a sesión de la Asamblea General de la OEA, que se celebró del 3 al 5 de junio en Washington, en presencia del Secretario de Estado norteamericano Mike Pompeo. Los mismos presumirán con los más notorios "ultras" del Congreso de Estados Unidos, Marco Rubio, Ted Cruz, Ileana Ros-Lehtinen, mientras que serán recibidos por altos funcionarios del Departamento de Estado y de USAID. "Este viaje fue financiado por Estados Unidos [a través de Freedom House, un grupo de reflexión conservador de la NED], denunció un opositor que decía ser de "izquierda", el estudiante de sociología de la Universidad Centroamericana (UCA) Harley Morales, « y, lo que es terrible, se le impuso la agenda. La Fundación seleccionó a los estudiantes que participarían  [17]. »

Esto es para la derecha y los Estados Unidos. En cuanto a Europa, se decidió implementar otra estrategia apuntando esencialmente.... a la izquierda, dijo ingenuamente la socióloga Yerling Aguilera, miembro de una caravana de solidaridad internacional compuesta por tres activistas que viajaban por los países de la Unión Europea durante el mismo período: "En primer lugar, conocemos los vínculos históricos que existen entre los movimientos de izquierda de varias ciudades europeas y el gobierno de Nicaragua, debido al antecedente histórico de revolución, cooperación y lazos fraternos que han permanecido activos en Nicaragua. (...) Sentimos la necesidad de venir aquí, de hablar con aquellas voces y grupos que han estado vinculados a Nicaragua  [18]. »

Mientras algunos confían en Washington y sus sanciones, y otros trabajan progresistas europeos, con, como podemos ver, un cierto éxito, algunos operan el cruce jugando con ambos bandos. Félix Maradiaga, ex Secretario General del Ministerio de Defensa bajo el gobierno derechista de Enrique Bolaños (2002-2007), encabezó una delegación en junio de 2018 para denunciar a Ortega ante la Asamblea General de la OEA, se reunió con los inevitables Marco Rubio e Ileana Ros-Lehtinen, y en septiembre fue invitado por la embajadora estadounidense Nikki Haley a dirigirse al Consejo de Seguridad de la ONU.

Desde entonces, lo hemos visto llegar a Europa y desempeñar el papel de "moderado". En París, el 10 de diciembre, por iniciativa de SOS Nicaragua Francia, fue el invitado estrella de un debate patrocinado por la sección francesa de Amnistía Internacional, en compañía del sociólogo Gilles Bataillon. En julio de 1982 ese último, al acusar en la revista Esprit a los sandinistas de perseguir a las poblaciones indígenas Miskito, participó en la feroz campaña de desinformación destinada a demonizar al FSLN, que se enfrentaba, en un contexto eminentemente complejo, al ataque de los "contras" [19]. Ya en enero de 1981, Le Figaro-Magazine había llegado en dicho registro a la cúspide: la publicación de una foto que mostraba los cuerpos de varios miskitos "quemados por los sandinistas" (en realidad eran los cuerpos de civiles asesinados durante la dictadura somocista, cuatro años antes). El Secretario de Estado Alexander Haig no dudó en utilizar este "documento devastador" ante los medios de comunicación estadounidenses y el Congreso de los Estados Unidos. En resumidas cuentas, desde esa época no muy lejana, los métodos no han cambiado mucho.

La confusión mantenida por algunos pequeños grupos que han ido de la extrema izquierda a pamplinas sobre la naturaleza de la desestabilización de Nicaragua, que consideran "legítima", se vive como una traición de la izquierda latinoamericana, desde el Foro de São Paulo hasta los movimientos sociales directamente implicados en las luchas sobre el terreno. Nadie afirma que el

gobierno sandinista sea perfecto, pero sus aspiraciones de justicia social y de respeto a la democracia les hacen rechazar la parodia impuesta por unos "progresistas" que acreditan las tesis de Donald Trump, la OEA, los presidentes de extrema derecha de Brasil y Colombia, Jair Bolsonaro e Iván Duque, la Unión Europea y los medios de comunicación dominantes [20].

Si sus consecuencias no fueran tan dañinas, al aislar tanto a Caracas como a Managua, este engaño sobre la mercancía hasta tomaría un giro divertido. Por ejemplo, en Francia, en el seno del colectivo de "izquierda" que está haciendo un gran escándalo para apoyar el derrocamiento del Presidente Ortega, está "Alerta Honduras". La presencia de este "colectivo de apoyo a la resistencia hondureña" [en realidad, un grupúsculo NdT] sugiere a todos que representa a las fuerzas de gran valor que se opusieron al golpe de Estado contra Manuel Zelaya en 2009 y al posterior fraude electoral. Con un detalle (y cuidadosamente escondido). Preguntado por Giorgio Trucchi, "Mel" Zelaya habló sobre el tema: "El pueblo de Nicaragua, el Frente Sandinista y el gobierno de Daniel [Ortega] han sido solidarios con nosotros, y lamento que hoy estén atravesando una crisis social; espero que puedan resolverla lo más rápido posible. (...) Lógicamente, frente a los asesinatos, exigimos justicia. Pero también creemos que debemos considerar lo que está pasando en Nicaragua; hay problemas, pero estos se ven agravados por las mismas fuerzas reaccionarias que quieren que el gobierno caiga." Pregunta: "¿Cree que Estados Unidos tiene un papel en este conflicto?" Respuesta: "Estoy absolutamente seguro. En Estados Unidos hay grupos de derecha muy sectarios que quieren imponer a la sociedad latinoamericana un sistema económico de explotación capitalista muy bruto (...) que no aceptamos. » [21]

La izquierda uruguaya es muy moderada y tampoco se equivoca. El 15 de diciembre, el Frente Amplio, que gobierna el país, expulsó de sus filas a Luis Almagro por su indignante actitud al frente de la OEA: "Una cosa es tener una posición política sobre la situación en Venezuela u otros países latinoamericanos, otra muy diferente es, desde una posición que debe generar consenso, militar activamente contra uno de esos países y, además, totalmente en línea con la de Estados Unidos, en una actitud que incluso ha expresado simpatía por una posible intervención militar [en Venezuela]. »

El 11 de enero, al final de una "sesión especial" convocada por Almagro, la OEA activó la Carta Democrática contra Nicaragua. No hubo ningún voto que apoyara esta decisión, no se anunció ninguna fecha para una reunión de la Asamblea General en la que se tendría que obtener un voto favorable de 24 de los 34 países, cifra que nunca se pudo alcanzar en el caso de Venezuela. En este país, siguiendo al pie de la letra el escenario escrito por el eje Trump-Almagro-Duque-Bolsonaro, el nuevo Presidente de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó (Voluntad Popular) [22], pidió el 11 de enero "el apoyo de la ciudadanía, del ejército y de la comunidad internacional" para asumir la función de jefe de Estado "usurpado" por Nicolás Maduro. Almagro ya lo ha reconocido como "presidente interino" de Venezuela.

No se equivoque al respecto. Más allá de las figuras de Ortega y Maduro, lo que se busca es la desaparición del sandinismo y el chavismo como símbolos de una América Latina que reclama su soberanía. Es la muerte definitiva del ALBA, otro símbolo de un período que ha elevado la integración del subcontinente. Es el retorno definitivo de las fuerzas más retrógradas del viejo orden.

 

Traducción : Francis Cassot




[1Creado en 2017 cuando Venezuela fue sacudida por una ola de violencia insurgente, el Grupo de Lima incluye a Argentina, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Guatemala, Honduras, México, Panamá, Paraguay, Perú, Guyana y Santa Lucía. Aunque Estados Unidos es el líder oculto, no forma parte de él.

[2Argentina, Bahamas, Brasil, Canada, Chile, Colombia, Costa Rica, Ecuador, Estados-Unidos, Guatemala, Guyana, Haïti, Honduras, Jamaïca, Panamá, Paraguay, Perú, República Dominicana y Santa-Lucia.

[4Para aquellos que aún no lo saben: bajo el pretexto de la cooperación, USAID es el brazo civil del intervencionismo estadounidense; la NED, financiada a través del Congreso, otorga cientos de subvenciones cada año en todo el mundo a organizaciones alineadas con los intereses de Washington.

[6Por "intermitentes de Nicaragua" nos referiremos a la pequeña hermandad formada por algunos de los (ex-jovenes) europeos (entre ellos un cierto número de franceses) que abogaron por la revolución sandinista en los años ochenta y que, para algunos de ellos, pasaron más o menos tiempo allí, como parte de un proceso eficaz y digno de respeto. A principios de los años noventa, tras la derrota electoral, estos "internacionalistas" volvieron a la comodidad de sus respectivos países para seguir carreras profesionales o académicas respetables, mientras que en Nicaragua los sandinistas luchaban ahora, solos, olvidados por quienes habían sido entusiastas del "período heroico", contra una derecha que, una vez de vuelta en el poder, impuso su espantosa ley. Unas décadas más tarde, recitando en un bucle "Yo estaba allí, yo estaba allí", fuerte de la "legitimidad" que implicaría su pasado lejano, esta minoría envejecida, desconectada de un país que necesariamente ha cambiado mucho, hace un gran ruido a favor de la oposición, sobre el tema "El sandinismo ya no es lo que era".

[7Leer Maurice Lemoine, « Les travailleurs centraméricains otages des maquilas », (los trabajadores centroamericanos rehenes de las maquilas) Le Monde diplomatique, marzo 1998.

[9« Nicaragua : les morts ne dialoguent pas ! », (los muertos no dialogan), FalMag n° 137, Paris, juin 2018.

[11http://www.redescristianas.net/la-oposicion-paramilitar-nicaraguense-los-zetas-y-las-fechas-para-el-golpe-de- estado-programadasdick-emanuelsson/ (Redes cristianas : web español de doscientos grupos, comunidades y movimientos eclesiales de base).

[15Para las subvenciones concedidas en 2017, véase el sitio web oficial de la NED (2018 no está incluido). : https://www.ned.org/region/latin-america-and-caribbean/nicaragua-2017/

[16En 1989, Estados Unidos invadió Panamá (4.000 muertos) para arrestar al jefe de Estado, el general Manuel Antonio Noriega, una de sus criaturas (había sido pagado por la CIA) que estaba fuera de su control e involucrada en operaciones de narcotráfico con los carteles colombianos.

[19Leer Maurice Lemoine, "La autonomía perdida de los Miskitos de Nicaragua", Le Monde diplomatique, septiembre de 1997.

[20Por ejemplo, consultar la inepta y asombrosa hoja "Venezuela" en la página web de Inprecor (4a Internacional) : http://www.inprecor.fr/1c45cc76a126dc2c6e9f7b9/fiches/venezuela.html

[22Cuando la coalición opositora obtuvo la mayoría en la Asamblea Nacional en diciembre de 2015, los cuatro partidos principales que la componen (el G-4) acordaron que uno de los suyos asumiría la presidencia cada año, de forma rotativa. Este año llegó el turno de Voluntad Popular, del que Guaido fue uno de los fundadores, en 2009.



A lire également