« Pour nos combats de demain, pour un monde plus libre, plus juste, plus égalitaire, plus fraternel et solidaire, nous devons maintenir vivante la mémoire de nos luttes »

Gunter Holzmann

APRES LA DESTITUTION DE DILMA ROUSSEFF

Brésil brisé, qu’adviendra-t-il ?

Feedback
Accueil du site  ›  La sélection du Monde diplomatique en español  ›  Juin 2011  ›  El clamor de los jóvenes españoles

“DEMOCRACIA REAL YA”

El clamor de los jóvenes españoles

Par Rodrigo Vázquez de Prada  |  17 juin 2011     →    Version imprimable de cet article Imprimer

A partir del pasado 15 de mayo, en las plazas de decenas de ciudades españolas, miles de jóvenes, ante un futuro sin promesas, han manifestado, con un idealismo desbordante y una imaginación contagiosa, su decepción ante un sistema democrático a la deriva, y sus proposiciones políticas para construir una sociedad más justa y más humana.

Esa forma original de protestar se inspira de la “revolución democrática islandesa” (léase, pp. 6 y 7, el artículo de Silla Sigurgeirsdóttir y Robert Wade) y de las recientes “revoluciones árabes”, pero surge de la dura realidad local : un 43% de paro juvenil y unos destrozos sociales causados por los planes de austeridad impuestos por un Gobierno socialista a las órdenes de los mercados financieros.

Un auténtico aldabonazo en la sociedad española. Durante la segunda quincena de mayo último, miles de jóvenes españoles declararon : “Las plazas son nuestras” y aplicaron esa consigna con una peculiar iniciativa, concentrándose de forma permanente en las plazas de toda España. Y, de manera muy particular, en el corazón mismo de la capital, la Puerta del Sol, congregados bajo la consigna general : “¡Democracia Real Ya !”.

La “acampada Sol”, seguía de alguna manera la estela de las rebeliones registradas en Islandia y en los países árabes desde hace varios meses. Y continuaba los objetivos de la manifestación que, el 15 de mayo, sorprendiendo incluso a sus mismos convocantes, reunió en toda España a unas 80.000 personas que habían hecho suyo el llamamiento del resistente francés Stephane Hessel en su libro ¡Indignaos !, prologado en España por el catedrático de Estructura Económica y escritor José Luis Sampedro (1). Dos autores que, con sus acervas críticas al capitalismo financiero y a la domesticación mediática, enlazaron con una absoluta naturalidad con los españoles más jóvenes, a pesar de la distancia de edad que les separa de ellos. Tanto uno como otro supera los noventa años pero tanto su trayectoria personal e intelectual como su mismo pensamiento son resueltamente actuales.

Ya en aquel día del patrono de Madrid (15 de mayo), sus planteamientos fueron hechos públicos a través de las pancartas con las que recorrieron las más céntricas calles.

Denunciaron el poder omnímodo de los bancos y “mercados” a los que se plegó el Gobierno socialista de José Luis Rodríguez Zapatero y que están aprovechando al máximo la crisis creada por ellos mismos : “No es una crisis, es una estafa”, “Banqueros culpables”. Criticaron el azote del paro, los contratos precarios y los salarios de miseria a los que están sometidos : “Me sobra el mes al final del sueldo”. Pusieron al descubierto las perversiones de la democracia española : “La llaman democracia y no lo es”. Y revelaron la similitud en sus políticas económicas de los dos partidos mayoritarios que artificialmente han diseñado el bipartidismo en España : “PP y PSOE, lo mismo es”.

Al final de aquella manifestación, y desde el estrado instalado en la Puerta del Sol, Carlos Taibo, profesor de Ciencia Política de la Universidad Autónoma de Madrid, ponía de relieve el calado de aquella expresión de protesta. Taibo señalaba cómo “personas muy distintas, con proyectos e ideas muy diferentes, han conseguido que nos pongamos de acuerdo en un puñado de ideas básicas”. Criticaba el hecho de que los jóvenes están engrosando masivamente nuestro ejército de reserva de desempleados, al lado de mujeres, ancianos e inmigrantes, “convertidos, según las coyunturas, en mercancías de quita y pon”, y denunciaba la nueva vuelta de tuerca que el capitalismo está llevando a cabo en su proceso de dominación y explotación, para conducirnos a “esa edad de las tinieblas en la que, si no lo remediamos, nos adentramos a marchas forzadas” (2).

Los jóvenes reunidos en torno al objetivo “¡Democracia Real Ya !” colgaron en las redes y en los andamios de algunos edificios de la Puerta del Sol una rica y peculiar batería de eslóganes que expresaban su pensamiento anticapitalista. Todo un alarde de imaginación en la mejor tradición del “Mayo del 68” francés : “No somos antisistema. El sistema es antinosotros”, “No somos mercancía en manos de políticos y banqueros”, “Cada cuatro años elegimos a quien financiar. No les votes”, “Nuestros sueños no caben en sus urnas”, “Queremos la dictadura del amor, no la del dinero”, “No hay pan para tanto chorizo”, “España en pie, una Islandia es”... Y, al lado de éstas y otras muchas, un homenaje velado a uno de los grandes poetas revolucionarios, el chileno Pablo Neruda y a sus tan queridos y leídos Veinte poemas de amor : “Les gusta cuando callamos porque estamos como ausentes. ¡No lo estamos !”,

“SIN CASA, SIN TRABAJO, SIN PENSIÓN, SIN MIEDO”

Juan Torres, catedrático de Economía Aplicada de la Universidad de Sevilla, miembro del Consejo Científico de ATTAC y autor de obras resueltamente críticas con el capitalismo y las salidas neoliberales a la actual crisis como La desigualdad y crisis económica (Sistema, Madrid, 2000), analizaba la protesta de los jóvenes con las siguientes palabras : “El movimiento del 15-M ha puesto sobre la mesa un debate que se ha querido hurtar a la ciudadanía española : el de la imperfecta democracia existente en nuestro país”. Y añadía : “Miles de personas claman en nuestras calles para exigir democracia real porque entienden, con razón, que no se sienten representados por el régimen bipartidista de hecho que la ley electoral vigente instituyó” (3).

Frente a su apariencia de espontaneismo, “¡Democracia Real Ya !” contó con una herramienta organizadora de primera magnitud. Los jóvenes españoles utilizaron no sólo su imaginación sino también su conocimiento de las tecnologías de la información más sofisticadas para lograr una movilización continuada, cuya materialización venían preparando desde hacía varios meses. En realidad, desde los mismos momentos en que se generó en las redes sociales (Facebook, Twitter) una fortísima contestación a la llamada “Ley Sinde”. Entonces surgieron los movimientos “Anonymous” y “No les votes”, que pretendían castigar a los partidos políticos que sacaron adelante en el Parlamento aquella legislación : PP, PSOE y CiU. Después, desarrollaron una “wiki” en la que diseñaron un “Corruptódromo”, un mapa donde situaron los puntos del país donde había constancia de corrupción entre los políticos.

“No les votes” alcanzó cifras de un impacto realmente acusado en la Red : una página con más de 700.000 usuarios únicos, una “wiki” con 143 páginas y 196 archivos almacenados, 154 blogs adscritos y 641.000 resultados.

En pocas palabras, mucho, muchísimo “ruido” en la Red. Más tarde, en diciembre de 2010, un grupo muy reducido lanzó a través de Facebook la “Plataforma de Coordinación de Grupos por la Movilización Ciudadana”, que fue creciendo de forma muy acusada con adhesiones de otros grupos y plataformas sociales y se tradujo en la manifestación del 15 de mayo.

Todo ese arsenal tecnológico del que unos y otros disponían se puso en marcha bajo las carpas instaladas en la Puerta del Sol y en decenas de ciudades españolas, para la movilización de miles de personas, jóvenes en su gran mayoría, que en la actualidad están permanentemente conectados a las redes sociales.

Pero el Movimiento 15 de Mayo, como ahora se llama esta protesta general, tenía también otras peculiaridades. Se trataba de un movimiento horizontal : tenía portavoces pero carecía de líderes. Y éste no era un defecto no deseado sino un objetivo conscientemente buscado. Su funcionamiento estaba basado en las asambleas, en las que se discutían las propuestas que se presentaban a las mesas. Pero, además, la composición de los miles de jóvenes acampados era verdaderamente heterogénea. Tanto por su situación laboral como por su adscripción política. Abierta a todos y respetando todas las opiniones, estaba formada por estudiantes universitarios, profesores, profesionales, trabajadores con empleo y sin empleo, precarios, jubilados, etc. Había militantes de grupos anarquistas y de las juventudes comunistas, integrantes de las llamadas “Mesas de convergencia”, creadas a principios de 2011, miembros de la organización no gubernamental ATTAC… Pero cuando hablaban públicamente ninguno proclamaba su adscripción política. Eran las reglas del juego. Todos ellos se declaraban “apartidarios” que no “apolíticos”, apostillaban con énfasis.

Su irrupción en la escena política española en plena campaña electoral para los comicios autonómicos y municipales del 22 de mayo despertó toda suerte de reacciones. Sobre todo, en los medios de comunicación conservadores y en los equipos dirigentes de los partidos mayoritarios, contra los que se dirigía la mayor parte de las críticas.

Se trataba de un movimiento que, entre otras cosas, por cierta desafección hacia los políticos –a los que, erróneamente calificaba de “clase”–, podía encerrar serias contradicciones. Pero sus comunicados eran claros y concluyentes respecto a cuestiones clave en la democracia española : “Cambio de la ley electoral ; la obtención de escaños debe ser proporcional al número de votos ; obligatoriedad por la Ley Electoral de listas libres de imputados o condenados por corrupción ; derecho a una vivienda digna y reforma de la Ley Hipotecaria para que la entrega de la vivienda en caso de impago cancele la deuda ; reforma fiscal favorable a las rentas más bajas ; implantación de la Tasa Tobin para las transferencias financieras internacionales ; nacionalización de todas aquellas entidades financieras rescatadas por el Estado ; cierre de todas las centrales nucleares y promoción de energías renovables ; desvinculación verdadera de la Iglesia y el Estado…

CAMBIAR EL CURSO DE LA HISTORIA

Frente a posibles manipulaciones sobre la naturaleza de esta “plataforma plural”, un comunicado hecho público en la misma mañana del 22 de mayo declaraba sin tapujos sus objetivos : “Nuestro movimiento nunca ha pedido la abstención, ni el voto nulo ni el voto para ningún partido. DRY promueve que la gente se informe y que decida por sí misma a quien entregar su voto según su ideología. Nuestro objetivo es mejorar el sistema electoral actual, pero hasta que ese modelo cambie creemos que cada persona debe participar como mejor le parezca…”.

Cayo Lara, coordinador general de Izquierda Unida señalaba que “IU era parte del movimiento” y que “¡Democracia Real Ya !” va a cambiar el curso de la historia y a ayudar a rescatar una democracia de calidad donde no haya leyes electorales pensadas para el bipartidismo” (4). Y, por su parte, José Luis Centella, secretario general del PCE, apuntaba que con esta “rebeldía se empieza a dar forma a un movimiento que planta cara a la crisis y que puede ser la avanzadilla de un movimiento que contribuya a construir una alternativa al sistema capitalista” (5).

Día a día, la acampada al Sol fue ampliándose con más personas que terminaron abarrotando la Puerta del Sol y las calles adyacentes. Las concentraciones se repitieron en la mayor parte de las capitales españolas y gentes de izquierdas no tan jóvenes como los acampados, se unieron a ellos durante todas las jornadas, a partir de las 20 horas, expresando su adhesión a la protesta.

Y lo hicieron en mayor número, incluso, la víspera de las elecciones del 22 de mayo. Una respuesta de solidaridad y apoyo frente a las Juntas Electorales que había conminado al Movimiento 15 de Mayo a abandonar su concentración. Entre quienes expresaron de manera más entusiasta su solidaridad con los integrantes de la “Spanish Revolution” estaba el catedrático de lenguas clásicas y filósofo Agustín García Calvo, separado de su cátedra de la Complutense en 1965 por su apoyo a la lucha de los universitarios contra la dictadura franquista. Micrófono en mano, con sus 85 años a sus espaldas, se dirigió a los acampados diciéndoles : “Llevaba cuarenta y seis años esperando que hicierais esto…”

(1) Stéphane Hessel, Indignaos. Un alegato contra la indiferencia y a favor de la insurrección pacífica, Ediciones Destino, Barcelona, 2011.

(2) “Palabras el 15 de mayo de Carlos Taibo”, www.carlostaibo.com

(3) Juan Torres, “15-M : No hay democracia real sin democracia económica”, www.juantorreslopez.com.

(4) Cayo Lara en Málaga, Europa- Press, 18 de mayo de 2011.

(5) José Luis Centella, “Carta a la militancia”, 19 de mayo de 2011.





APPEL AUX DONS
Vous pouvez aider au développement du site de Mémoire des luttes par une contribution, ponctuelle ou régulière, d'un montant à votre convenance.

En savoir plus

Trois formules sont à votre disposition :

- Un don en ligne sécurisé via PayPal ou CB

- Un don par chèque adressé à Mémoire des luttes
(Soutien à Mémoire des luttes)
3, avenue Stephen Pichon
75013 Paris

- Un don par virement bancaire au compte de l'association (Code banque : 10107 - Code guichet : 00223 - Numéro de compte : 00518035437 - Clé : 52)

Mémoire des luttes s'engage à informer régulièrement les visiteurs du site sur les montants reçus, ainsi qu'à leur fournir une information transparente sur l'utilisation de ces fonds.

L'équipe de rédaction du site.

  →  Pour en savoir encore plus



ARTICLES





Les chroniqueurs



Les invités de MDL



BRICS



Surveillance de masse



Rencontre mondiale des mouvements populaires



Hugo Chávez


Suivez-nous  →    Flux RSS

   Facebook       Twitter
Administration  →
|
À PROPOS
Site réalisé avec SPIP
Conception :